nobel prize

Siempre sí importa la calidad moral del autor al momento de juzgar su obra

La postergación del Nobel de Literatura de este año (2018) por la Real Academia de las Ciencias de Suecia nos viene a resolver la cuestión de si es posible separar la calidad moral del autor del valor artístico de su obra: no se puede. El fin del galardón otorgado por esta academia es certificar el prestigio de los autores agraciados (y de una que otra autora). Pero si la academia misma “está actualmente mermada y afronta una pérdida de confianza del público”1 porque facilita el acceso de acosadores sexuales a mujeres y protege su despotismo de la sanción pública,2 ¿qué reputación le envestirá a los autores premiados? No el suficiente, como ellos mismos han reconocido y, sin embargo, esperan con malicia a que el tiempo y el trabajo de sus organismos de relaciones públicas hagan olvidar su esencia.

Como muchas otras academias de Europa, América y prácticamente de todo el mundo, la Real Academia de las Ciencias de Suecia cuenta con asientos elegidos de entre los círculos sociales elitistas: hombres euroblancos, nobles o de dinero viejo, y con opiniones fáciles y reaccionarias, donde impera el desprecio por la gente que no es similar a ellos. No vayamos muy lejos; en México una institución equiparable es el Colegio Nacional, cuyos miembros gozan de una beca vitalicia de $164,418 MXN al mes3 (sin contar los millones de pesos del presupuesto cultural destinado a promocionar sus obras), además de que su membresía es prácticamente hereditaria4 e integrada principalmente por hombres pertenecientes al 1% de la sociedad mexicana.

Las consecuencias en el campo artístico son obvias. Cristopher Domínguez es el más reciente miembro del Colegio Nacional y su discurso de odio —que él llama crítica— queda patente en libros como La utopía de la hospitalidad, de su autoría, donde convierte a Victoria Ocampo en objeto sexual con frases patéticas, producto de una mente pornificada: “Curiosamente el desencanto que Victoria Ocampo sufre frente al machismo de los escritores excita el machismo del lector masculino”.5 Aprovechemos este año sin Premio Nobel de Literatura para reflexionar sobre la relevancia de instituciones que ven a los reconocimientos artísticos como modernos títulos nobiliarios, en una época en la que la teoría y la práctica nos han demostrado que para agregar valor a la literatura es más efectivo el acceso libre y gratuito a la lectura que ennoblecer y mistificar a los autores.

1. Explicó la Academia en un comunicado fechado el 04 de julio de este año.

2. Fuente: https://goo.gl/Yb6XbD

3. En contraste, el salario mensual promedio de un profesionista en la Ciudad de México es de $15,888 MXN. Fuentes: https://goo.gl/zt67e1 https://goo.gl/FdJjct

4. Luis Villoro, miembro del Colegio Nacional, participó en la votación secreta donde los mismos integrantes eligieron a su hijo, Juan Villoro, como nuevo elemento del Colegio. Fuente https://goo.gl/qoUp9e

5. Fuente: https://goo.gl/bmvA7i