Eterno Sufrimiento

Eterno sufrimiento

1

En las lagunas de la soledad de verano
iba de vacaciones a mi cabaña en la montaña.

Aquí todo era paz. Me acompañaba el amor de mi vida
y me decía “te amo tanto”.

2

Sentí miedo a la muerte.
Yo vendí mi alma a mi amor, y fue un amor que no perdona.

No temía morir y volver al polvo,
dejar mi alma dormida,
apagada en algún rincón del universo que sólo Dios sabe.